10

Alcance en la calle a dos oficinistas jóvenes y sígales el paso así oye su conversación. Elija la hora del mediodía, más propicia para encontrarlos en la calle yendo a almorzar a algún comedor. Identifíquelos por sus plexos al cielo caminando como hacia el final de una pasarela. Elija también un día soleado para hacer simple la tarea. Observe cómo zarandean gustosos sus franelas entalladas y al ritmo de los trancos firmes sobre las baldosas, y pregúntese por qué usted no usa traje. Descubra en ellos unas pinturitas, al receso y con el pico suelto. Escuche a uno de los oficinistas decirle al otro una frase, dicha justo cuando usted los cruza de cerca. Oiga algo así como: No sabés las ganas que tenía yo de levantar la voz, por eso la bajaba. Y escúchelos reír mientras acelera el paso alejándose. Reflexione diciéndose que lo único que puede conseguirse en esta vida es un dolor dulce o una paz hedionda. Concluya en que el fin del mundo está en todos lados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 10

  1. TheQueen dijo:

    Apocalíptica conclusión para estar justo en un día laboral lleno de estupideces burocráticas.
    Te prohíbo que sigas sacando mis tripas al sol!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s