12

Rompa un caño de su casa y llame a un plomero. Déjelo entrar a su casa y, cuando esté tirado en el piso solucionando el problema del caño, mírele el culo que le asoma de adentro del pantalón. Mirándole el culo comprenda la endeble situación de la condición humana. Un hombre sin resguardos se expone impune a la hora de encontrar una identidad que usted le provee convocándolo. Sí: hay un plomero en su cocina. Comprenda que usted advierte -ante el desalineo de sus esfuerzos laborales- que deja de ser ante sus ojos el plomero que usted llamó para pasar a ser un desamparado igual que usted. Aguarde. No lo vea ahora como un posible compañero de vino tinto en noches desveladas. Sus gestos más tristes -los de su oficio- lo embellecen, lo hacen hombre, sí, sí. Comprenda eso pero no se doblegue todavía. Piense un poco más: la condición humana que usted le concede al plomero ahora es extraordinaria. Usted está conmovido por la visión. Es eso. Exagera alejando al osado de su propia humanidad cubierta por el velo de propietario del caño. Sabemos que usted –ante su propio estupor- le ofrece una consideración superior a la que le daba cuando le abría la puerta en tanto plomero. Cuidado. Sepa que ésta es una oportunidad –si usted es un poco masoquista- de acceder a sus visiones más secas sobre su lugar en el mundo, sobre su situación tropical, ardiente, frente a la indecencia ajena. A usted le gusta un poco su propio pudor y el descaro ajeno. Logre así convertir a ese hombre -el plomero- en alguien más poderoso ante sus ojos, más digno de bienaventuranzas. Su culo lo instaura. Y así, usted quede empequeñecido con los pantalones puestos. ¿Lo nota? Nótelo. Usted eleva al plomero quitándose usted mismo su condición de contratista honroso, de empleador amable, para quedarse admirado ante semejante ejemplo de desfachatez laboral, mientras usted, respetuoso, apenas queda parado y vestido frente al caño roto. Anote: Quien se anima a poner manos a las cosas gana valor, hombría, saber. Tan admirable en su sacrificio. Todo en perjuicio suyo, de su propia posesión ante él de su miserable vida. Usted lo agranda empequeñeciéndose. Quede domado como le gusta. ¿Comprende? Compréndalo. Usted va a pagarle, y lo que se paga se respeta.

Pregúntese si, aunque más no sea, usted no tendrá más de un régimen de fantasías. Como para no sentirse tan del todo humillado. Respóndase que , que fantasías hay muchas y alternativas. Comprenda que, siendo usted un escándalo de imaginaciones, así no puede constituirse un régimen de verdad acerca de usted y sus deseos. Más bien lo que se provee es un régimen de disolución. ¿Lo aburro? Ya termino. No se caliente tanto. O hágalo a sabiendas de que la diversidad es lo suyo, su carácter, su sino. Sepa que, todo esto que usted es, le daría alegrías a su vida si no fuera que por tanto pensar en lo que ve se dispersó un poco y ya no puede ni llamar a un plomero con total naturalidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 12

  1. easydecisions dijo:

    a veces es como que uno siente que tiene que rendir examen con el plomero, el gasista, el instalador de la televisión satelital, el pintor, y hacer comentarios inteligentes, como si uno fuera un entendido en la materia, y que si decís satinol en lugar de latex es posible que pierdas la confianza del “profesional”, y porque no, el respeto…..que tema eh?

  2. TheQueen dijo:

    Ser plomero y mostrar la raya es de chongo
    Pero el sábado almorzando en tradicional restaurante de Belgrano R, tuve que asistir irremediablemente a un “plumberneer” voluntario…a mi no me digan que no sentía el vientito!

  3. diego dijo:

    NO MAS PLOMEROS EN CASA!!! DESDE AHORA ARREGAMOS TODO NOSOTROS!!!

  4. adonis dijo:

    ¿ESTA PERMITIDO ROMPER UN CAÑO ADREDE Y PROVOCAR LA SITUACION? ES EXCITANTE EL SOLO HECHO DE PENSAR QUE ALGUIEN DESCONOCIDO INGRESE EN TU CASA Y SE TIRE AL PISO EN VESTIMENTAS DE BAJO PRESUPUESTO. ES MUY EXCITANTE .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s