13

Note la cantidad de gente que muere en cualquier momento y asómbrese de estar pensando.

No sea plomo y deje de decirse cosas como Alguien mejor habita en mí y jamás me poseerá. Deje de ser consciente de usted mismo nada más para la desgracia, y no aburra con estos dichos a sus allegados.

Tampoco se diga Llevo en mí la fortaleza de decir cosas al viento porque nadie se interesa.

La indiferencia es la orfandad de los hijos que todavía tienen a los padres vivos.

Decídase a morir con gusto, aburrido como está y a la espera de algo –aunque más no sea del vacío absoluto- que lo rescate de este vacío envasado.

Las agendas son el disfraz de la impotencia.

El día que sea rico disimúlelo. Como ahora que es pobre y se insufla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s