47

Si usted siente que no está a la altura de sus ganas vuelva a la terapia. Esta vez elija un terapeuta diferente: si antes fue una mujer que ahora sea un hombre. Y viceversa. Tenga cuatro, cinco sesiones. Que las sesiones sean los viernes. Escuche de su terapeuta alguna frase parecida a Usted tiene que patear el tablero, y usted contéstele algo así como que no sabe cómo. Entonces escuche que él le dice que Entonces no lo haga. Piense Maldito terapeuta irónico. Dígase que usted no paga para que le den respuestas con sorna. Para humor vaya al teatro. Sienta ganas de decirle a su terapeuta que quiere vestirse de mujer. Que quiere cantar tangos o lo que sea vestido de mujer. Pero no llegue a decirlo. Y acepte los aumentos de honorarios cuando él se lo sugiera. En síntesis: tenga pelotas para tocar fondo y un buen rouge para salir a flote.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s